El embudo de conversión es historia



¿Por qué el Inbound Marketing “mata” al tradicional embudo de conversión?


Cada vez es más común oír hablar en todas partes del Inbound Marketing y de los beneficios que trae a nuestros negocios, y lo cierto es que estos beneficios son prácticamente indiscutibles. Uno de los cambios que nos encontramos al usar la metodología del Inbound Marketing en lugar el marketing más tradicional es que no vamos a oír nada al respecto del embudo de conversión.


Por si no lo conocías, el embudo de conversión simbolizaba los pasos que debíamos seguir para conducir al usuario para que llegase a ser cliente. Por ejemplo, tenemos 1000 visitas en nuestra web, de esas contactan con nosotros unas 300, y de esas 300, acaban comprando 20. El embudo de conversión se enfocaba en hacer que el máximo número de visitas que teníamos acabase realizando una compra. A esto lo llamamos tasa de conversión, y nos obsesionamos tanto por aumentarla que se nos pasó por alto algo vital.



El gran error del embudo de conversión


Centrábamos nuestros esfuerzos en atraer usuarios al sitio web con contenidos o campañas de ads, optimizábamos nuestro sitio web para guiar al usuario por el camino de la conversión con llamadas a la acción, contenido para inspirarle confianza, e intentábamos reducir al máximo las distracciones para que acabase haciendo lo que toda empresa espera, comprar. Pero ¿y después qué?



Estábamos invirtiendo una cantidad enorme de esfuerzo en atraer usuarios y guiarlos hasta la conversión y vuelta a empezar, una y otra vez. Ahora la finalidad de nuestras estrategias de marketing no es convertir a los usuarios en clientes, ahora los usuarios son el principio de la estrategia.


Tal y como puede observarse en la foto de arriba ahora el concepto es muy diferente, ahora no tenemos un embudo, tenemos un ciclo que se compone de un público objetivo y a su alrededor giran nuestras estrategias de marketing, giran las ventas y gira el servicio de atención al cliente.



¿Por qué es tan importante la atención al cliente?


Fácil, el cliente tiene que acabar encantado con su proceso de compra. En la actualidad es mucho más fácil que un cliente se ponga en contacto con nosotros mediante formularios de contacto o el chat incorporado en las webs, por ejemplo.


Es especialmente importante atender al cliente de forma amable y no intrusiva, ofrecer soluciones a sus problemas en una sola sesión y de la forma más rápida posible. Si solo solicita información, no debemos intentar venderle nada, le informamos amablemente. Si en el último momento decide pensárselo un poco más, no le presionamos. Es mejor un correo electrónico de contacto y un usuario satisfecho, que una venta forzada. Siempre nos quedará el remarketing y el mail marketing.



El valor añadido del ciclo de conversión


El esfuerzo invertido para atraer usuarios a la web es el mismo para el ciclo de conversión que para el embudo. La optimización de la web debe continuar guiando al usuario de una forma clara hacia la conversión deseada, ya sea venta o lead, y la atención a los clientes será la misma, pero enfocada de un modo más cercano y amable. Tras la compra seguimos en contacto con el usuario por conocer su experiencia con nosotros, con estrategias de email marketing, descuentos exclusivos etc.


Un cliente bien satisfecho recomendará nuestro producto o servicio a conocidos y familiares, incluso algunos comparten su buena experiencia en redes sociales y puede hacernos llegar a más usuarios a los que interese nuestro producto. El mundo digital ha cambiado muchas cosas, pero el boca a boca sigue siendo una de las estrategias de marketing mas eficaces del mundo.

  • Twitter Icaro Marketing
  • LinkedIn Icaro Marketing
  • Instagram Icaro Marketing
  • Facebook - Círculo Negro

©2020 Icaro Marketing