Emprender: Miedo vs Oportunidad

Actualizado: mar 11


Emprender es una palabra bastante curiosa ya que sus connotaciones cambian a medida que indagamos en lo que implica emprender. En un primer momento, vemos el acto de emprender como un acto valiente, como un sinónimo de oportunidad, y mientras pasamos por la fase de la “Lluvia de ideas” vemos en el emprender una oportunidad alcanzable de conseguir lo que queremos.


A medida que nos informamos de los requisitos, la financiación, a medida que conocemos el riesgo que implica, el esfuerzo y por supuesto, la probabilidad de fracasar, la palabra emprendimiento comienza a tomar ciertas connotaciones negativas. Sinceramente, gran parte de la culpa de estos pensamientos negativos los tiene la cultura que nos rodea en nuestro día a día, inculcándonos un “miedo al fracaso” que oculta todo lo que viene detrás.


El emprendimiento y el miedo al fracaso

Vivimos en una sociedad en la que el trabajador piensa que debe estar agradecido al empresario por ofrecerle trabajo, en la que ganar más de 1000€ se ha convertido en un lujo para muchas personas, y en la que, en definitiva, nos conformamos con lo que nos dan.


Como persona con carácter emprendedor que posiblemente seas si estás leyendo este artículo, el conformismo es la primera palabra que debes eliminar de tu vocabulario.

Todo puede mejorarse

Seguro que en tu experiencia laboral has vivido la situación mas de una vez de que el producto o el servicio que se ofrece en ella es mejorable, y ahí está la clave, es muy complicado inventar algo totalmente nuevo (no imposible), pero mejorar lo que ya tenemos es algo que está al alcance de, relativamente, cualquier emprendedor.


El problema es que tenemos miedo porque en España fracasar está muy mal visto, en España, si tienes una gran idea, pones todo tu esfuerzo y motivación en sacarla adelante y no sale bien, se considera que has fracasado. Pero emprender es precisamente eso, emprender es arriesgar, es conocer los riesgos y aun así intentarlo. Emprender es el hecho de probarlo, no que sea un éxito.


En países como los EE. UU., emprender y fracasar está mucho más normalizado y a la persona que emprende y fracasa se la sigue llamando lo que es, emprendedor. Un emprendedor no se rinde y no tiene miedo al fracaso, porque si fracasa, volverá a intentarlo con lo aprendido de sus errores.


La fuga de talento en España

Seguro que has oído hablar muchas veces de todas esas personas profesionalmente cualificadas que han tenido que coger la maleta para buscar la oportunidad laboral que merecen fuera de nuestras fronteras. A la cabeza de esta fuga de talentos a nivel europeo se encuentran España e Italia. Aquí, en el sur de Europa estamos invirtiendo en desarrollar un talento que se lo lleva el norte.


Por una parte, tenemos a empresas europeas hablando maravillas de los trabajadores españoles, con salarios acordes a su responsabilidad y con beneficios y facilidades que aquí son inimaginables en la mayoría de los casos, y por otra, a empresas que se quejan de que no quieras trabajar mas de 8 horas, cuando te están pagando un 40% menos de lo que vale tu trabajo, y cogerse vacaciones o un día de asuntos propios es, dejémoslo, en difícil.


Emprender tambien nos ofrece la oportunidad de mejorar esto, como dueños de nuestro negocio llevaremos nuestros ideales y valores a él, como emprendedores podemos comenzar el cambio, y eso no tiene precio.




Las bondades de emprender

Ahora, me gustaría contaros algunas de las bondades de emprender. Para comenzar quisiera contaros un ejemplo personal y después pasamos a los generales. Hace unos días tenía previsto un viaje al extranjero que, de no ser “mi propio jefe” no hubiese podido hacer, o no tal y como lo hice.


Para empezar, no tuve que limitarme a coger un fin de semana o esperar a un lunes/viernes festivo para tener mas tiempo (con el sobrecoste en vuelos que supone), me fui de miércoles a domingo. Y lo mejor, es que todo esto lo hice sin descuidar mi trabajo, trabajé en el avión, trabajé por la mañana en el alojamiento, y trabajé en el aeropuerto a la vuelta, pero tuve mis pequeñas vacaciones.


Dicho de otro modo, gozarás de más autonomía e independencia para compaginar tu jornada laboral con tu vida personal, y cuentas con la posibilidad de obtener mayores ingresos que trabajando por cuenta ajena. Y además, cada vez nos encontramos con más facilidades y ayudas para el emprendedor.


Emprender es algo estrechamente relacionado con tus ideales, es tener la oportunidad de poner tu granito de arena al entorno en el que vivimos, es la satisfacción de ver crecer tu idea de negocio y saber que lo has conseguido.


Por supuesto, conlleva muchísima responsabilidad, capacidad de organización y un riesgo económico significativo dependiendo del negocio que tengas en mente, pero si tienes esa idea, esos valores y la palabra “emprender” está tatuada dentro de tu ser, no dejes que el miedo a fracasar te frene.

  • Twitter Icaro Marketing
  • LinkedIn Icaro Marketing
  • Instagram Icaro Marketing
  • Facebook - Círculo Negro

©2020 Icaro Marketing